Bicicletas en InviernoAndar en bici es una actividad que a todos gusta. Se puede hacer a cualquier hora y cualquier día, sólo necesitas tiempo, una bici y espacio para ello. Sin embargo, en invierno puedes llegar a sentirte cohibido.

Usar la bicicleta en invierno suena tentador, lo sabemos, pero para que realices esta actividad con seguridad te traemos esta guía.  Quédate con nosotros para conocer estos consejos para usar la bicicleta en invierno.

Consejos para ciclistas de invierno

Ahora, hay una lista de consejos que todo ciclista invernal debe conocer. De esta manera, al momento de montar una bicicleta durante la temporada con más nieve de España, lo haga con seguridad. Sigue estos consejos y que nada te evite andar en bicicleta.

Hazte perceptible

Aunque este consejo aplica para todo el año, en épocas de invierno mucho más. Ser visible para todos los demás es sumamente importante, pues de ese modo evitarás ser arrollado.

Utiliza colores fluorescentes o muy llamativos difíciles de ignorar. Haciendo esto lograrás resaltar a la vista de los demás y, por consiguiente, les haces sabes a otras personas que estás en la vía.

Recuerda que en esta temporada la visibilidad es reducida por las lloviznas, por lo que utilizar colores brillantes te harás más visible. Existe el caso de que este tipo de colores no te gusten, pero se trata de un asunto de seguridad, no de moda.

Programa rutas más cortas

Los factores climáticos juegan un papel importante en el camino. Dependiendo de la temporada estos pueden ser maravillosos o escabrosos, por lo que conviene conocer los caminos y saber cómo se comportan con el clima.

Para evitar sorpresas negativas te recomendamos que pautes rutas más cortas y conocidas. Esto te permitirá devolverte rápidamente en caso de un imprevisto o algún fallo en la ruta.

También es aconsejable que en la ruta pautada entre alguna estación de servicio o un hostal. En caso de una nevada fuerte o de lluvias excesivas puedes alojarte en el hostal. En el caso de la estación de servicio puedes comprar provisiones y rellenar aire a tus neumáticos.

Lleva ropa de cambio

Estar cubiertos cuando hace frío es primordial para todos nosotros, pues nos garantiza salud. Si planeas hacer una ruta en bici en temporada de invierno lleva siempre en tu mochila ropa de recambio.

Asegúrate de tener siempre una o dos mudas de ropa dentro de tu mochila en caso de lluvia o nevada de improviso. ¿Por qué?  Pues, estar húmedo o empapado en la intemperie cuando hace frío es, técnicamente, un suicidio.

Mantenerte caliente debe ser tu prioridad y para hacerlo debes estar debidamente abrigado. Teniendo un par de prendas extra en tu mochila bastará en un caso de emergencia. Puede que ese caso no llegue, pero es mejor estar preparado. En esa ropa debes tener:

La mochila es importante

La mochila será tu vida entera cuando salgas, en cualquier temporada, a montar bicicleta. Dentro estarán todas las cosas que necesites en tu travesía, que puede sonar excesivo, pero cada una es sumamente importante. Entre esas cosas que debes llevar están:

Comida

Si decides hacer una ruta larga (e incluso una corta) es enteramente necesario llevar algo de comida en tu mochila. Recuerda que el ciclismo es una actividad física como cualquier otra, por lo que se consume energía y se queman calorías. Dichas energías y calorías deben de reponerse.

No es necesario que lleves contigo un pollo horneado con patatas fritas o una pizza. Bastará con algo de fruta, picadita en cuadritos en un tupper si quieres ahorrar espacio. También puedes llevar algo de botana como unos snacks o barras energéticas.

Agua

El agua es vida, el agua es salud, el agua lo es todo. Para cualquier actividad física es importante llevar agua contigo, pero para el ciclismo lo es aún más. El nivel de exigencia de este deporte no es un juego, por lo que tener agua es de suma importancia.

Como afuera estará haciendo frío es importante que el agua esté a temperatura ambiente. De este modo no enfriarás tu organismo más de lo que ya lo está por el clima. Puede parecer una pequeñez, pero puede que te salve la vida.

Un power bank

Estar conectados pasó de un hobby a una necesidad. Tener contigo un power bank garantizará tener batería por toda la jornada. No sólo por la opción de tomar fotografía o sacar vídeo, sino por estar en contacto con los tuyos y que sepan dónde te ubicas.

Esto puede sonar un poco como falta de privacidad, pero es importante estar conectado con quienes pueden ayudarte en caso de una emergencia. Trata en lo más posible de tener siempre batería en el móvil para avisarle a tus amigo y familiares que te encuentras bien.

Dinero

Siempre lleva dinero extra en caso de tener que alojarte en caso de emergencia en un hostal o de comprar provisiones. Un poco de dinero extra para casos de emergencia nunca viene mal, quizá para comprar una chuche o algo e agua extra.

Mantén en óptimas condiciones tu bicicleta

La bicicleta es un vehículo como cualquier otro, por lo que es importante tenerla al día y en óptimo funcionamiento. Además, el invierno es una época que puede averiar cualquier vehículo.

Asegúrate de tener la bicicleta en las condiciones perfectas, engrasando correctamente la cadena, revisando los frenos y apretando bien los pernos. Los neumáticos son lo más importante. Asegúrate de que estén en perfecto estado, sin parches y que no estén desgastados.

Neumáticos desgastados pueden deslizarse muy fácilmente por terreno mojado y resbaloso, lo que puede causar una lesión grave. Además de generar daños en la bicicleta en cuestión.

Evita perder el control

¿Ya mencionamos en terreno resbaloso? Pues sí, efectivamente lo estará. En invierno es normal perder el control de la bicicleta dada la naturaleza del camino, por lo que es importante tratar de mantenerlo.

Es importante tener buena condición cardiovascular y una buena fuerza en los brazos para mantener el manubrio bajo control. Además de evitar usar lentes oscuros para estar pendiente de la superficie del terreno y poder frenar a tiempo.

Mantén una velocidad prudente

La velocidad puede jugar en tu contra o a tu favor. Recuerda, nuevamente, que el terreno estará resbaloso y puede jugarte una mala pasada. Mantener una velocidad prudente es lo mejor que puedes hacer en este caso.

Además, en caso de un frenado rápido llevar una velocidad reducida puede salvarte la vida, recordando frenar siempre con el freno trasero. Todos los vehículos son propensos a derrapar y deslizarse con un terreno mojado, pero la bicicleta lo es más.