Cómo limpiar una bicicleta para dejarla perfecta

Independientemente de la ruta que utilicemos, la bicicleta es un medio de transporte que tiende a ensuciarse con el uso. Lo recomendable es realizarle una limpieza periódica para evitar cualquier mal funcionamiento ocasionado por la suciedad.

Aunque parezca una tarea sencilla, se deben considerar ciertos aspectos para que la limpieza de la bicicleta sea total y eficiente.

 

¿Cómo limpiar una bicicleta?

Es importante que se le haga una limpieza constante a la bicicleta, de tal manera que se pueda prolongar su vida útil. Además, utilizar este medio de transporte mientras esté sucio puede ser perjudicial para alguna de sus partes, tales como los rodamientos. Se debe a que la suciedad acelera el desgaste de los mismos por el aumento de fricción, lo que se traduce a una mayor resistencia de pedaleo.

No hace falta ser un obsesionado de la limpieza para mantener una bicicleta limpia y sin restos de cualquier tipo de partículas. Siempre y cuando no se deje acumular por un gran periodo de tiempo la suciedad, no será un problema.

Como limpiar una bicicleta

¿Qué necesito para limpiar mi bicicleta?

Existen algunos materiales dentro de los consejos para limpiar la bicicleta que harán mucho más eficiente esta tarea. Algunos de estos son:

  • Desengrasante
  • Agua
  • Jabón.
  • Esponja
  • Lubricante

Sigue estos simples pasos para limpiar una bicicleta

A pesar de que sea una tarea sencilla, es necesario fijarse en ciertos aspectos para que la limpieza sea óptima y total. De esta manera, nos centraremos en las partes de la bicicleta que requieren de un mayor cuidado que las demás.

Desengrasar el tren de potencia

El tren de potencia es una de las partes fundamentales de la bicicleta, a la cual lo primero que se debe hacer es aplicarle un desengrasante. La cadena, los platos, piñones y desviadores son algunas de las piezas que se debe hacer hincapié en la limpieza y para ello es recomendable usar un limpiador para la cadena.

Utilizar bastante agua

Uno de los consejos para limpiar la bicicleta es rociar con abundante agua la bicicleta, preferiblemente utilizando una manguera. Lo que se evita con esto es manchar toda la parte del cuadro con el polvo y la suciedad acumulada impidiendo las ralladuras. Nosotros recomendamos utilizar una hidrolimpiadora a presión que eliminará toda la suciedad y el barro rápidamente.

Mejores Hidrolimpiadoras bicicleta

Luego de aplicar cualquier líquido de limpieza bien sea jabón o desengrasante, es importante removerlo con abundante agua posteriormente.

Limpia el cuadro con agua y jabón

Con el objetivo de eliminar la suciedad, grasa o restos de polvo acumulados en la parte del cuadro, hay que utilizar una combinación de agua y jabón. Posteriormente, haciendo uso de un trapo o una esponja preferiblemente, deberemos limpiar toda la superficie de la bicicleta.

Para una mejor limpieza, asegurando que el agua y jabón llegue a todos los lugares, es recomendable utilizar un juego de cepillos de limpieza para bicicleta.

Se recomienda utilizar agua caliente para este proceso, para que al momento de eliminar la grasa sea mucho más fácil de remover.

Enjuagar el tren de potencia

Una vez que el desengrasante sea aplicado a las distintas partes del tren de potencia, es momento de removerlo con agua y jabón. En este caso será mucho más fácil debido a que el desengrasante ya habrá realizado todo el trabajo al aflojar toda la suciedad.

Para una mejor limpieza del tren de potencia, uno de los trucos es utilizar un cepillo de dientes viejo que facilite estas tareas.

No te olvides de las ruedas

Utilizando el mismo procedimiento de agua con jabón, el siguiente paso será tallar las ruedas de la bicicleta. Si posees una con un sistema de bloqueo, es más sencillo que desmontes los neumáticos, teniendo en cuenta los aros y discos de freno.

Enjuaga totalmente la bicicleta

Este paso es importante para que se pueda eliminar cualquier rastro de desengrasante y jabón que pueda haber quedado adherido a la bicicleta. Esto se debe a que posteriormente estos residuos pueden alterar la eficiencia de otros materiales, tales como los lubricantes.

El secado de la bicicleta

Como parte de los consejos para limpiar la bicicleta, el secado es una de las partes que no se deben olvidar. Para toda la superficie del cuadro se puede utilizar un trapo seco que permita remover los rastros de agua. Por otro lado, para un mejor trabajo en el caso del eje del centro y las masas se recomienda un papel absorbente.

La lubricación es el último paso

Para conseguir un trabajo eficiente por parte de la bicicleta, la lubricación es parte fundamental y final de la limpieza de la misma. Tras terminar el secado total, se debe aplicar un líquido lubricante a la cadena y las distintas partes que conforman la transmisión.

Mejor Lubricante Bicicletas

De igual forma, las partes de los frenos y los cambios de velocidad son piezas clave a las que se les debe aplicar lubricante. Es recomendable también por la parte de los pedales de tal manera que se pueda evitar que estos se tranquen. Es importante señalar que se debe evitar el exceso de lubricación, por lo que para remover los restos se puede utilizar paños absorbentes.

Consejos para limpiar la bicicleta

Para conseguir una limpieza mucho más óptima de la superficie y de las partes internas de una bicicleta, puedes seguir estos consejos.

Realizar una limpieza en seco

Este tipo de limpieza se realiza cuando las bicicletas no tienen tanta suciedad acumulada y solo tienen algo de polvo y tierra. Se dice en seco porque en ningún momento se utiliza agua para limpiarla, sino más bien productos específicos para este medio de transporte.

Uno de los productos esenciales para este tipo de limpieza, son los jabones activos para bicicletas, además del uso de desengrasantes. Si notamos que tiene acumulada mucha suciedad o barro, entonces este tipo de limpieza no es la más adecuada.

No acostar la bicicleta en el suelo

Dentro de los consejos para limpiar la bicicleta este es uno de los más importantes, y es el que comúnmente se equivocan las personas. La posición ideal de este medio es colocándolo perpendicularmente al suelo para evitar que el agua caiga en los rodamientos del eje.

La dirección de la limpieza

La lógica indica que se debe limpiar la bicicleta desde arriba hacia abajo para evitar ensuciar las partes que ya se hayan limpiado. De esta manera evitaremos trabajar doble al momento de la limpieza.

Utiliza guantes

En el caso de que la bicicleta se encuentre muy sucia, siempre es recomendable utilizar guantes especiales para esta tarea. Esto se debe a que normalmente nos topamos con grasa que puede ser incomoda para nuestras manos.

¿Qué no se debe hacer al momento de limpiar una bicicleta?

Existen muchos errores que las personas cometen al momento de la limpieza de este medio por no seguir los consejos para limpiar la bicicleta. Estos pueden ser perjudiciales para el funcionamiento de la misma, afectando directamente su manejo. Lo que no se debe hacer es lo siguiente:

  • Uno de los errores más comunes es aplicar lubricante sobre una parte que esta cubierta de suciedad.
  • En el caso de que se utilice agua a presión, no se debe dirigir directamente a las masas o el eje del centro. Esto con el objetivo de evitar que el líquido se escurra entre los rodamientos y pueda afectar su rendimiento.
  • El lubricante no debe ser aplicado en ningún momento en las partes como zapatas, aros o discos.